Melena ‘Bob’ Rubio Platino

Ana Morales — @anamorales_rom — Que levante la mano quién en algún instante de su tierna adolescencia no haya llevado el corte de pelo de Jennifer Aniston en Friends, el bob de Jossie Bisset (Jane) en Melrose Place el mullet de Meg Ryan cuando apuntaba maneras como estrella de Hollywood en Top Gun As the World Turns. No solo harás que tus pendientes resalten sino, cuanto más suntuosos sean, más contraste habrá entre la naturaleza relajada del peinado y la sofisticación del accesorio. Hazte un moño bajo, que sea suelto y para nada pulimentado -los expertos aconsejan dejar múltiples pelos sueltos de forma intencionada-, y cubre la goma con un mechón para rematarlo. ¿Informal? Sí. ¿Elegante? Asimismo.

Después de mucho tratamiento y terapia, el estado de Peeta parece mejorar. No obstante, su actitud ya no es la del joven con esperanza y fortaleza de antes. De ahí que, la heroína de Los Juegos del Hambre no puede evitar sentirse culpable por el estado de su compañero. Además, su relación con Gale Hawthorne (Liam Hemsworth) comienza a hacerse poco a poco más inestable.

Producto recomendación: Apuesta por champús extra suaves, que no contengan sulfatos, lanolina ni siliconas -por ser muy violentos y pesados para el pelo-, y que le aporten cuerpo” a tu melena, como la gama Body Full, de Redken, que merced a su tecnología Non Stop Volume Complex refuerza, repara, aporta cuerpo y volumen. Lissea Champú Alisado Sedoso, de Rene Furterer, sin sulfatos.

Conforme Mark Townsend es uno de los mejores trucos que le dio Penélope Cruz, sobre todo si te gusta lavarte el pelo a la noche : hazte 2 trenzas bajas y enróllalas en sendos moños. Suelta el pelo al día después. Y, además, conforme Townsend, dormir con el cabello trenzado hace que quede más suave y previene su deshidratación.

Tanto el cloro de la piscina como el salitre del mar oxidan el pelo de igual forma. Aprovecha la tendencia de este verano para emplear turbantes, gorros, sombreros, pamelas… De esta manera protegerás considerablemente más la fibra pilífero, evitando su oxidación.

Me encantan las colas de caballo. Son muy sencillas, rápidas de hacer y perfectas para los días en que no te has lavado el pelo desde Dios sabe cuándo. Lo único que no soporto de ellas es esa sensación de dolor palpitante que te dejan al final del día. A veces, es sólo mediodía y ya puedo sentir de qué manera ese malestar que precede a la jaqueca empieza a irradiarse por mi cuero cabelludo. En general no le hago mucho caso y como hago con casi todas las resoluciones de mi vida pienso: ¿Qué haría Beyoncé en un caso así? Entonces lo hago.

Se puede trabajar de las 2 maneras, mas el empleo efforless con el que se logra el resultado más natural es en mojado. En seco es un uso que solemos hacer los profesionales para un look más editorial”, explica una de sus devotas, María Baras de Cheska.

Quantcast