Vogue para Kérastase — Sin renunciar a la elegancia que exige una fecha tan importante como la de una boda, las trenzas se transforman en el aliado clave para la temporada de verano. Nos ponemos en contacto con los mejores profesionales porque en la elección del peinado son clave: su experiencia con los productos y con los clientes del servicio, su conocimiento en la personalización de tratamientos y su sensibilidad para crear y amoldar las tendencias de la pasarela. Sara Molina, directora de producción del salón Manolo Guillén nos invita a descubrir un peinado original, elegante y fresco que vas a poder amoldar a tus looks más especiales en estas fechas.

Si te agradan los looks vintage apuesta por este favorecedor peinado a base de ondas consiguiendo un peinado bob en cuestión de minutos. El falso bob consiste en esconder la melena en un pequeño moño que quedará bajo el bob. Hay muchos tipos de acabados para este peinado, tendremos que decidir cuál buscamos: un bob con ondas románticas, uno con volumen y las raíces cardadas uno liso y perfecto.

Podría perfectamente ser el relevo al moñito influyente por ser uno de esos peinados effortless (pero pensados al detalle) con los que nos vemos bien en cualquier ocasión. Tan simple como retirar los mechones que enmarcan el rostro y recogerlos con una pinza. La clave del peinado es que no quede muy tirante. Eso sí, el pelo ha de estar en perfectas condiciones (brillante y con volumen) para un look ‘recién levantada’ con mucho glamour.

Cada vez encontramos más tratamientos en el mercado para conseguir unas pestañitas cuidadas y perfectas para enseñar una mirada más profunda, bonita y penetrante. Conseguir una mirada de los años cincuenta es posible merced al Suero regenerador de Redenhair.

Las más fantasiosas seguro que han soñado con llevar esta trenza de raíz invertida que rodea la cabeza y consigue un efecto de diadema muy singular. El sobresaliente en este look está en los detalles finales: soltar unos mechones en la zona delantera que fortalezcan el estilo romántico y aplicar unos toques de laca para asegurar que aguante perfecto a lo largo de horas.

Es una de las aplicaciones preferidas de María Baras (y de otros tantos estilistas). Y consiste, básicamente, en utilizar este producto con el pelo seco ya antes de hacer una trenza. Eso sí, siempre y en toda circunstancia de medios a puntas y vaporizando el spray sobre las manos para aplicarlo con los dedos. No lo vaporices de forma directa sobre el cabello por el hecho de que lo humedecerías demasiado y no conseguirías el objetivo. El aerosol de sal nos ayuda a texturizar una trenza despeinada, a ‘engordarla’ y darle algo más de volumen”, explica la estilista, que asimismo aconseja usarlo cuando quieras hacer una trenza diadema relajada y cool.

Quantcast