Los (Inusuales) Secretos De Belleza De Blake Lively

Ana Morales — Es un deseo prácticamente universal: pretender que nuestro look de belleza replique el favorecedor efecto que el sol y la playa tienen sobre nuestro cuerpo. El peinado de moda es un moño clásico ‘chignon’ bajo con pelos sueltos y trenza lateral. Si deseas ser más original puedes decorar tu moño ‘chignon’ con flores joyas pequeñas. ¡Sorprenderás a todos los invitados! Este peinado es un éxito esta temporada. Hazte la raya en medio, una coleta baja ligera y después haz una trenza. Una vez que lo hayas hecho abre un poco el trenzado a fin de que se abran los cabos. ¡Estás lista para ponerte tu tocado! Fabuloso.

Apuesta por ondas al agua, es decir, aquellas que se forman en el pelo cuando se moja. Tienen una silueta menos sofisticada que el rizo, con lo que su apariencia es más relajada. Esta elección es ideal para un look exageradamente muy elegante. Para recrear estas ondas, ayúdate de la laca Laque Noire de Kérastase, puesto que ofrece fijación y protección anti-humedad.

Aunque este empleo es algo controvertido (no todos y cada uno de los estilistas lo recomiendan) a Victor Latorre le agrada aplicarlo tras haber peinado el pelo -así sea con secador y cepillo con plancha tenacillas- como laca. Podemos dejar que el aerosol se seque al natural dar textura con la mano”, explica.

Y allá fui. Directa a probar en mi pelo para localizar la contestación al por qué razón del éxito en Instagram, en el lineal de cajas de Primark (los venden en casi todos los centros de perfumería y cosmética a un costo muy competitivo -siete,95 €-), en Youtube… y por qué tanta frustración.

La coleta baja con raya en medio con aire flamenco se traslada a los entornos más urbanos y sofisticados. No se destaca notablemente la mirada, mas si decide hacerse, las sombras metalizadas en tonos azules verdes y los delineados diferentes ocupan la primera posición.

Cuanto más tiempo lo dejes, más cubre. Las primeras mechas que me hice las fui lavando en intervalos de tiempo de cinco minutos. De esta manera, las que lavé a los 10 minutos apenas habían cogido color. Permanecieron más intensas las que dejé reposar unos 20 minutos.